¿Qué hacer después de un sismo?

Áreas de concentración:  No permita que los integrantes de su grupo familiar se dispersen. Ubíquese en el área de concentración señalada para los planes de emergencia y espere instrucciones de las autoridades competentes.
Su colaboración como profesional puede ser de gran ayuda:  Si usted es profesional de la medicina, enfermería, ingeniería civil o afines, preséntese de inmediato a las autoridades que se encuentran controlando la emergencia.
Mantenga la calma, tome un momento para pensar las consecuencias de lo que va a hacer:  Espere a que todo movimiento haya cesado. No baje las escaleras corriendo hacia exterior. Tranquilice a los demás. Prepárese para posibles sacudidas adicional o Espere las instrucciones de los grupos emergencia.
Haga una rápida inspección inicial por si hay heridos o personas atrapadas:  Suministre primeros auxilios en caso de ser necesario. No trate de trasladar personas seriamente heridas o lesionadas a no estén en peligro inmediato o puedan lesionarse nuevamente.
Desconecte la electricidad si hay daño en el sistema eléctrico del inmueble:  Los cortocircuitos presentan un serio peligro de fuego. Repárelos inmediatamente con la asesoría de técnicos especialistas después de la emergencia.
No haga llamadas innecesarias:  No use el teléfono a menos que haya heridos graves u otro tipo de emergencia verdadera. Si su teléfono no funciona trate con uno público. Mantenga actualizados y visibles los números telefónicos de los Grupos de Emergencia.
Disponga adecuadamente de sustancias peligrosas que se hayan derramado:  Limpie y elimine inmediatamente las medicinas, productos químicos, gasolina y otros líquidos inflamables.
Sintonice las emisoras de radio locales:  Encienda una radio de baterías o la de su automóvil para obtener información de orientación ciudadana a través de las emisoras locales. Préstele toda atención y siga las instrucciones oficiales. No haga caso a rumores.
Esté preparado para más temblores:  Normalmente los temblores secundarios o réplicas ocurren luego de un terremoto mayor. Estos son generalmente menores que el sismo principal, pero algunos de ellos son lo suficientemente fuertes como para causar daños adicionales a estructuras que fueron debilitadas durante el primer sismo.
Ejecute su plan de emergencia familiar y comunal:  Recuerde el cuidado de los niños, inválidos y ancianos. Ayude a sus vecinos, la asistencia mutua es muy importante en estos casos.
Si usted es minusválido o esta atrapado, haga ruido para recibir ayuda:  Si usted ha hablado con sus vecinos anteriormente, éstos estarán buscándolo para prestarle ayuda.
Tenga cuidado al abrir las puertas del mobiliario:  Al abrir gavetas, armarios y otros, hágalo lenta y cautelosamente ya que los objetos que fueron desplazados durante el sismo podrían caer.
No salga a investigar:  Con esto hará más difícil las operaciones de ayuda y rescate. Mantenga la calle libre para que puedan transitar los vehículos de emergencia. No use su automóvil a menos que sea verdaderamente necesario.
Coopere con los organismos de emergencia:  Luego de un terremoto mayor, estos coordinarán toda la ayuda de emergencia. Si dan la orden de evacuar su casa, hágalo. Lleve consigo su botiquín de primeros auxilios, linterna, radio, dinero, comida, bolsas de dormir, documentos importantes y otras pertenencias esenciales. Deje una nota en un lugar visible la cual indique donde estará usted.
Si usted es sordo o tiene problemas auditivos atraiga la atención d e otros:  Si está atrapado golpee las puertas u otros objetos para que otros sepan que usted está ahí. Procure que le expliquen la información que está transmitiendo la radio.
Ayude a las personas con impedimentos visuales:  Estos confrontarán problemas con objetos caídos y caminos obstruidos.
Inspeccione su vivienda cuidadosamente por si hay daños estructurales:   Si ésta solo sufre daños menores, como ventanas rotas o friso caído, usted podrá quedarse. Si su casa sufre daños estructurales, salga y acampe en su propio patio, en un área cercana abierta o en un sitio seguro
Verifique si hay incendios:  Si los hay y si es posible apagarlos hágalo. Si esto no es posible abandone inmediatamente la estructura, alerte a todo el mundo y busque ayuda.
Si detecta escapes de gas, cierre la válvula principal, abra las ventanas y salga de la edificación:  Luego repórtelo a las autoridades y mantengase alejado hasta que los encargados de este servicio indiquen que no hay peligro. Asegúrese de prender los pilotos cuando el servicio se restablezca. Mantenga visible el número telefónico de la compañía de gas.
No toque cables o postes eléctricos que hayan caído al suelo: Mantenga un amplio espacio libre alrededor de los cables. Nunca asuma que estos están sin energía eléctrica. No toque cercas o alambradas metálicas hasta no asegurarse que no están en contacto con algún cable eléctrico.